Un olvido nada dulce en Marbella

A principios del XIX era un establecimiento fabril con tecnología tan avanzada que doblaba la capacidad de trabajo de los molinos de la costa malagueña. Según un antillano, era superior a cualquiera de los de sus islas

Lucia Prieto Borrego.

No son nuevos nuestros lamentos por la desaparición y el maltrato de nuestro patrimonio arqueológico industrial. Arrasados durante el gilismo, los últimos vestigios del pasado industrial -presentes hasta entonces en la Colonia de El Ángel-, destruidas arquitecturas singulares, abogamos por la recuperación del Trapiche de Guadaiza y nos felicitamos por la conservación del de Miraflores -incluido, éste en los inventarios del patrimonio industrial de la Junta de Andalucía-. Pero el infortunio persigue a lo que constituye el más importante conjunto de restos materiales de la arqueología del azúcar, no sólo del municipio, sino tal vez de la costa, los del Trapiche del Prado.

Sigue leyendo Un olvido nada dulce en Marbella