La necrópolis medieval permanecerá junto a la ermita de Santa Clara y podrá ser visitada

No se moverá de Santa Clara. El cementerio medieval que fue hallado el pasado octubre en el entorno de la ermita de Santa Clara será conservado y permanecerá en este lugar donde podrá ser visitado y admirado por los portuenses y por todos los curiosos de la provincia que quieran conocer un poco más de sus antepasados. Este hallazgo arqueológico podría ampliarse con el inicio de las obras de la promoción de viviendas protegidas en las que está previsto el realojo de los vecinos de la barriada José Antonio.

El futuro de esta necrópolis, única en la provincia según los expertos, ha sido aclarado a falta de confirmación por parte de fuentes oficiales. Los sepulcros se quedarán junto a la ermita, pero aún no se ha hecho público el modo en que será expuesto: si se pondrá en valor el conjunto funerario o si se cubrirán las tumbas de forma individual. Distinto podría ser el destino de los restos óseos, los ropajes y los objetos, que también se encuentran en buen estado. A día de hoy las tumbas se encuentran perfectamente tapadas y protegidas de las inclemencias temporales y los trabajos en la ermita marchan a buen ritmo, aunque fuera del plazo marcado por el Gobierno. Motivo por el cual le ha sido concedida una prórroga de unos dos meses.

Los resultados de las prospecciones arqueológicas están siendo recogidos en una memoria que se presentará en los próximos días durante un acto en el que se informará detalladamente sobre este hallazgo sorpresa. No en vano, este camposanto -primero del que se tiene constancia en el casco urbano portuense- fue descubierto durante las obras de restauración de la ermita de Santa Clara, que se inició el año pasado dentro de la batería de proyectos sufragados con el Plan E. De momento, todo apunta a que los aproximadamente 40 sepulcros -todos en buen estado de conservación- no se moverán del enclave donde han permanecido ocultos durante cientos de años.

El señorío de Medinaceli

Los enterramientos datan de un periodo comprendido entre los siglos XIV y XVI y mantienen su estructura abovedada de ladrillos. La cronología coincide con los tiempos del señorío de Medinaceli, época histórica boyante para El Puerto, y de la que se tiene muy pocos datos, por lo que este hallazgo proporcionará una valiosa información sobre la actividad económica y social de la ciudad. Se trata de los años del Descubrimiento y las expediciones comerciales y militares dominadas por una poderosa aristocracia relacionada con el mar y la navegación.

Los expertos estiman que las tumbas se extienden en dirección a la calle Cruces -que extraería su nombre de la presencia del camposanto- y la avenida de Sanlúcar, cuyas obras de remodelación también están siendo concluidas con cargo a los fondos del Plan E. Así las cosas, habrá que esperar al inicio de las obras de las nuevas VPO.

Noticia: La Voz de Cádiz 8-1-2010

Deja un comentario