Hallan una torre almenara del siglo XV

La delegación de Cultura del Ayuntamiento de Manilva -Málaga- ha logrado recuperar una torre almenara del siglo XV cuya construcción fue pedida por los Reyes Católicos y que hasta ahora permanecía oculta como parte de la fachada de una construcción más moderna.

Según ha explicado el edil de Cultura, Diego Jiménez, se trata de una edificación que pidieron construir los Reyes Católicos en 1497 para proteger a las poblaciones costeras ante los constantes daños que se producían como consecuencia del ataque de la piratería norteafricana.

El hallazgo ha sido posible gracias a las obras de remodelación del Camping La Chullera, cuyo propietario procedió a demoler el antiguo Cortijo de La Duquesa, en cuya fachada se encontraron restos que «presuponían una importancia arqueológica», según Jiménez.

El propietario del recinto se puso en contacto con Cultura, desde donde se iniciaron los trámites para su catalogación, mientras que en la actualidad, sólo se conserva el primer cuerpo de la torre, de unos cinco metros de altura.

Todavía permanece el tejado de la construcción posterior, cuya demolición de forma totalmente artesanal comenzará en breve.

Sigue leyendo Hallan una torre almenara del siglo XV

El laboreo del plomo en Buenavista Marbella (Málaga)

La esposa y las dos hijas del capataz de la mina

DE derecho está en las Partidas y otras muchas leyes de hordenamiento, determinar que los mineros pertenesçen a los Reyes», informaban a Isabel la Católica recién llegada al trono de Castilla. Como desconocía las cuestiones administrativas sobre las explotaciones mineras, le anotaron en un cuaderno las nociones más precisas. Las Siete Partidas determinaban que la Corona se reservaba siempre «los mineros de oro e plata e los otros metales si los oviere. E todas las otras cosas que pertenesçen a nuestra preheminençia e soberanía real».

Esta legislación se mantuvo inalterable hasta la «desamortización del suelo» de 1825, mediante la cual se separó la titularidad del suelo de la del subsuelo. A partir de ésta, cualquier persona podía registrar un terreno en régimen de concesión para explotar sus riquezas subterráneas y estimular la actividad minera. El boom no se hizo esperar, y en 1838 se produce un arranque minero en el sudeste español caracterizado por un laboreo minifundista con poco capital. Una explotación artesanal y autóctona.

Esta primera fase destacó por sus deficiencias estructurales. Un arcaísmo técnico y económico que aprovechaba la demanda exterior para rentabilizar la extracción de plomo, «el rey de la minería española del siglo XIX». Tras el laboreo, el mineral se derretía en una pequeña fundición cercana a la mina, pues su bajo punto de fusión admitía una tecnología primaria y sencilla, aunque se perdía un tercio de plomo. La simplicidad de su transformación permitió la aparición de numerosos focos mineros, llegando a constituirse el plomo en el tercer artículo en importancia para la exportación nacional, precedido del vino y el aceite.
Sigue leyendo El laboreo del plomo en Buenavista Marbella (Málaga)